[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Radiografía: Tobillo

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
  • Listen
      mp3

¿Qué es una radiografía?

Una radiografía es una prueba segura e indolora que usa una pequeña cantidad de radiación (rayos X) para generar una imagen de los huesos, órganos y otras partes del cuerpo.

Las imágenes de las radiografías son en blanco y negro. Las partes densas del cuerpo, como los huesos, bloquean el paso de los rayos X a través del cuerpo. Estas partes se ven blancas en la imagen. Los tejidos más blandos, como la piel y los músculos, permiten el paso de los rayos X a través de ellos. Estos tejidos ven más oscuros en la imagen.

Las radiografías se realizan comúnmente en consultorios médicos, departamentos de radiología, centros de imágenes y consultorios dentales.

¿Qué es una radiografía de tobillo?

En una radiografía de tobillo, una máquina de rayos X envía un haz de radiación a través de la articulación del tobillo. La articulación está formada por los extremos de los huesos de la pierna (tibia y peroné) y un pequeño hueso entre el talón y la parte inferior de la pierna (hueso astrágalo).

Un técnico de radiología tomará imágenes del tobillo:

  • de frente (vista anteroposterior o AP)
  • de lado (vista lateral)
  • en ángulo (vista oblicua interna)

Las radiografías de tobillo generalmente se realizan mientras el niño está acostado. El niño debe permanecer quieto durante 2 a 3 segundos mientras se toma cada radiografía para que las imágenes sean claras. Si una imagen está borrosa, el técnico puede tomar otra.

¿Por qué se hacen las radiografías de tobillo?

Una radiografía de tobillo puede ayudar a los médicos a encontrar la causa de síntomas como el dolor, las molestias, la inflamación y la presencia de deformidades de la articulación del tobillo. Una radiografía puede mostrar huesos rotos (fracturas) o una articulación dislocada. Después de haber recolocado un hueso fracturado, una radiografía puede mostrar si los huesos están bien alineados y si se han curado bien.

Una radiografía puede ayudar a los médicos a planificar una cirugía, cuando sea necesario, y verificar los resultados después de la misma. También puede ayudar a detectar quistes, tumores, infecciones en etapas avanzadas, líquido en las articulaciones y otras enfermedades en los huesos del tobillo.

Dependiendo de los resultados de la radiografía de tobillo, puede ser necesario hacer una prueba radiológica de seguimiento, como una tomografía axial computada (TAC) o una resonancia magnética (RM).

El médico también podría solicitar una radiografía de estrés para verificar en qué estado están los ligamentos que mantienen unido el tobillo. A tal efecto, el técnico estira la articulación del tobillo mientras se hace la radiografía para ver si la presión ejercida hace que se separen los huesos de la articulación.

¿Y si tengo preguntas? 

Si tiene preguntas sobre la radiografía de tobillo o el significado de los resultados, hable con su médico.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: marzo de 2022