[Skip to Content]

Coronavirus (COVID-19): Deportes y actividades

Revisor médico: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Gracias a que las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivas para los adultos y los niños de 6 meses en adelante, la vida está volviendo a la normalidad para muchas familias. Esto significa que muchos niños y adolescentes pueden retomar sus deportes y actividades físicas. Pero la pandemia del COVID-19 continúa, por lo que es importante saber cómo proteger a los niños y jóvenes atletas activos.

¿Cómo pueden los padres ayudar a mantener seguros a los niños?

Antes de que su hijo comience un deporte o actividad, pregunte acerca de las reglas y expectativas, y revíselas junto con su hijo. Sopese los riesgos del COVID-19 con los beneficios de que su hijo esté activo. Lo que cada familia decida es algo personal.

He aquí algunas maneras de hacer que los deportes y la actividad física sean más seguros:

  • Todos los niños y adultos deben recibir la vacuna contra el COVID-19 y la vacuna de refuerzo cuando sean elegibles.
  • Para prevenir lesiones, los niños que no han estado muy activos durante la pandemia deben comenzar a hacer ejercicio de a poco y aumentar la actividad hasta alcanzar la intensidad deseada.
  • Los niños deben tener su propio equipo, siempre que sea posible. Esto incluye llevar su propio bate, sus propias pelotas, su equipo protector, su botella de agua, su gel antiséptico o desinfectante para las manos y su propia toalla. Etiquete todo su equipo deportivo y todos sus artículos de uso personal.
  • Los jugadores deben lavarse bien las manos y con frecuencia, incluso antes de ir a la práctica y después de tocar el equipo compartido. Haga que su hijo lleve gel antiséptico o desinfectante para las manos, especialmente si no dispone de agua y jabón.

¿Y lo de llevar mascarillas?

El uso de mascarillas en entornos concurridos sigue siendo una forma importante de ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. En muchos lugares públicos en los EE. UU. ya no se requiere el uso de mascarillas, pero la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) todavía recomienda usar mascarillas durante los deportes y actividades:

  • que se llevan a cabo en interiores y en zonas del país con altos índices de contagios de COVID-19. Esto se recomienda para todas las personas, incluso si están vacunadas (con vacunas primarias y de refuerzo), incluidas las personas asociadas, como entrenadores y espectadores
  • donde participan personas que tienen sistemas inmunitarios débiles u otras afecciones de salud que los ponen en riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19

En general, es una buena práctica que los deportistas usen mascarilla al estar en áreas concurridas, como vestuarios, áreas laterales o transporte compartido.

  • Los jugadores no deben llevar puestas mascarillas cuando practiquen:
    • deportes acuáticos
    • deportes donde la mascarilla se podría quedar enganchada en el equipo deportivo o podría tapar los ojos (como en la gimnasia o la animación deportiva)
    • lucha libre, a menos que un adulto lo supervise de cerca y pueda asegurarse de que las mascarillas no se conviertan en peligros de asfixia

¿Qué pasa con los niños que están enfermos o tienen síntomas de COVID-19?

Los niños no deben practicar deportes ni hacer ejercicio físico si están enfermos o si la prueba del coronavirus da un resultado positivo, incluso si no tienen síntomas. Infórmele al médico si su hijo está enfermo o si la prueba del COVID-19 dio un resultado positivo y pregúntele cuándo puede volver a practicar deportes y participar en actividades.

Otras cosas a tener en cuenta:

  • Los niños sin síntomas o con síntomas leves (como fiebre o dolores corporales que solo duran un par de días) posiblemente solo necesiten llamar al médico o concretar una llamada o una visita de telesalud con el médico. A veces, el médico pedirá ver al niño en persona para hacerle algunas pruebas.
  • Los niños con síntomas moderados de COVID-19 deben ver a sus médicos en persona para que los examinen y les hagan un electrocardiograma u otras pruebas para asegurarse de que el corazón esté sano antes de comenzar a hacer deporte o ejercicio físico. Esto incluye a niños que:
    • han tenido fiebre durante más de 4 días
    • tuvieron síntomas, como dolores musculares, escalofríos o cansancio durante más de una semana
    • estuvieron en el hospital con COVID-19 (pero no en la UCI)

Si las pruebas muestran que el corazón del niño está sano, el médico ofrecerá consejos sobre cómo volver lentamente a hacer actividad física. Por lo general, esto significa no tener síntomas durante un cierto período de tiempo.

  • Los niños que hayan estado muy enfermos con COVID-19, como aquellos que hayan padecido MIS-C o que hayan sido tratados en una UCI (unidad de cuidados intensivos), necesitarán ver a un cardiólogo (especialista del corazón) antes de volver a practicar deportes o hacer ejercicio físico. Es probable que deban esperar de 3 a 6 meses antes de volver muy de a poco a hacer actividad física.

Cualquier niño que haya tenido una infección por coronavirus debe estar atento a estos síntomas cuando practique deportes o esté activo:

  • dolor de pecho
  • problemas para respirar
  • palpitaciones (sensación de que el corazón se acelera o late rápido, o se ha saltado un latido)
  • sensación de desmayo (como si se te fuera la cabeza) o desmayo

Los niños que tienen alguno de estos síntomas deben dejar de hacer lo que están haciendo de inmediato. Tienen que ver a un médico para que les revise el corazón.

Revisor médico: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: agosto de 2022