[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Cómo leer una receta de cocina

  • Listen
      mp3

Leer una receta de cocina es diferente a leer un libro. Una receta consiste en un conjunto de instrucciones para preparar una comida o una bebida. Una vez que sepas seguir una receta, ¡podrás lanzarte a cocinar!

Título de la receta

El título o nombre de una receta te indica qué es lo que estarás preparando. Algunas recetas hasta pueden llevar junto a su título una breve descripción sobre la comida o la bebida. Por ejemplo, en una receta puede aparecer la frase: "Batido de fruta tropical —una bebida veraniega refrescante y saludable".

Algunas recetas también incluyen un dibujo o una foto para mostrarte el aspecto de la comida o bebida a preparar. 

Raciones

El número de raciones es importante porque probablemente querrás saber cuánta cantidad de bebida o comida podrás hacer con esa receta. Por ejemplo, ¿te saldrán suficientes panecillos para toda la clase?

La mayoría de las recetas para niños permiten preparar pocas porciones porque es más fácil trabajar con cantidades reducidas de comida. Pero es fácil preparar más cantidad (el doble o el triple) o menos cantidad (la mitad de lo que se indica en la receta). Pídele a un adulto que te ayude a calcular la cantidad que necesitarás de cada ingrediente si quieres preparar una receta para una mayor o menor cantidad de raciones. 

Análisis nutricional

Algunas personas se fijan en el análisis nutricional de una receta antes de decidirse a prepararla. Este análisis indica cuántas calorías contiene cada ración. También incluye un listado de las:

Esta información es especialmente importante para aquellos niños y adultos que deban seguir dietas especiales para mantenerse sanos. 

Tiempo

El tiempo indica cuánto tiempo te llevará todo el proceso de preparación de la receta. Esto es importante porque sabrás cuánto tiempo necesitarás. Y si quieres que tu familia tome la receta para cenar, sabrás cuándo deberás empezar a prepararla para tenerla lista a la hora de la cena. 

La mayoría de las recetas para niños no suelen suponer mucho tiempo de preparación. Algunas recetas dividen el tiempo en dos partes: tiempo de preparación y tiempo de cocción:

  • El tiempo de preparación es la cantidad de tiempo que estarás ocupado en la cocina. Estarás mezclando, machacando, cortando y haciendo todo lo que se te indique en las instrucciones de la receta. 
  • El tiempo de cocción es el tiempo que la comida tendrá que estar en el horno o en los fogones o placas de vitrocerámica de la cocina. (Recuerda que, cuando la receta indique que debes usar el horno o la cocina, deberás pedir ayuda a un adulto). En algunas recetas, no tendrás que hacer nada durante el tiempo de cocción. Podrás quedarte cerca, hacer los deberes o poner la mesa. Pero en otras recetas, es posible que tengas que revolver la mezcla y/o que controlar la cocción de tanto en tanto. 

Ingredientes

Se trata del listado de todo lo que necesitarás para cocinar. La mayoría de las listas de ingredientes en las recetas para niños son fáciles de seguir. Algunas hasta contienen dibujos; por lo tanto, es posible que hasta haya una imagen que te indique exactamente cuántas tazas de harina o cuántos huevos necesitarás. 

A veces las recetas también incluyen información sobre ingredientes especiales, como: 

  • ingredientes opcionales. Estos ingredientes no son imprescindibles para hacer la receta, pero se pueden usar para añadir sabor o hacer la receta un poco diferente. 
  • ingredientes sin una medida específica. Es posible que en la receta ponga: "Sal, al gusto". Esto significa que puedes añadir la cantidad que desees. Siempre es mejor apostar por una cantidad reducida de estos ingredientes. Y, si no es suficiente, siempre podrás añadir más después. De todos modos, recuerda que no podrás quitar ese ingrediente una vez lo hayas añadido. 

Algunos listados de ingredientes indican lo que debes hacer con algunos ingredientes antes de cocinarlos. Por ejemplo: "un pepino cortado a rodajas finas" o "un huevo batido".

Finalmente, algunas recetas te pueden sugerir la posibilidad de sustituir algunos ingredientes sin cambiar el resto de la receta. Esto puede ser útil en el caso de que carezcas de algunos de los ingredientes o de que seas alérgico a algún ingrediente (un niño que sea alérgico a los frutos secos de cáscara los puede sustituir por uvas pasas al preparar unas galletas). 

Instrucciones

Las instrucciones te indican los pasos que debes seguir para preparar la receta. Lee siempre lee las instrucciones al empezar, de principio a fin. Al hacer esto podrás saber si:

  • necesitas la ayuda de un adulto 
  • hay algo que no entiendes

Pre-calentar el horno es un paso inicial importante, para el que necesitarás la ayuda de un adulto. En muchas recetas, las instrucciones se enumeran o se listan en líneas separadas para que se entiendan mejor y sean más fáciles de seguir. Algunas recetas para niños hasta contiene dibujos. Por ejemplo, es posible que esas imágenes te muestren cómo estirar la masa con un rodillo, aceitar un molde o mezclar los ingredientes. 

Sugerencias de presentación

Algunas recetas incluyen sugerencias sobre cómo servir el plato que estás preparando y/o sobre otros platos que lo pueden acompañar. Por ejemplo, en una receta de salsa casera puede poner: "Servir con nachos integrales a untar en la salsa". En una receta de pollo a la parrilla, puede poner: "Servir con arroz integral y espárragos". 

Pero tú eres el chef, o sea que puedes decidir cómo servir tu creación. ¡Buena suerte y buen provecho!